jueves, 24 de mayo de 2012

Microscopio USB con iluminación led superior

Cualquiera que haya trabajado un poco con electrónica se ha dado cuenta de que hay momentos en los que la miniaturización nos obliga a usar lentes para echar un vistazo alli abajo. Por ejemplo para leer códigos de resistencias SMD (de montaje superficial) o simplemente para comprobar una pista de un circuito.

En casa tenía un microscopio de juguete de cuando era un curioso jovenzuelo. ¿Que tal si intentamos adaptarlo para que nos eche una mano en nuestro laboratorio?


Tiene lentes de 100x, 300x y 600x, aunque con las dos últimas no se consigue enfocar bien, así que realmente solo es útil la de 100 aumentos, que es suficiente para nuestros menesteres.

Un problema de este microscopio es que su cuerpo de plástico amarillo deja pasar la luz, por lo que cuando estabas viendo alguna muestra en un sitio iluminado, la luz se colaba dentro del cuerpo del microscopio y no se veia nada salvo una mancha amarilla. El problema tiene facil solución. Se desmontan las lentes y se pinta por dentro con pintura negra. También se podría pintar por fuera, pero prefería mantenerlo con sus colores originales.

El segundo problema es que está diseñado para usar muestras translúcidas, así que lleva la luz por debajo. Usar una lámpara convencional enfocando directamente al microscopio no ayuda mucho, porque se necesita mucha luz concentrada en poco espacio. La solución, hacer un anillo de luz que esté lo más cerca posible de la lente.



Con unos cuantos leds blancos, cada uno con su resistencia en serie, es fácil hacer un anillo de luz que directamente se puede alimentar de un puerto USB.



Haciendo el anillo justo del diámetro de la lente, se acopla y se fija con un poco de pegamento termofusible.



Al otro extremo del cable se le suelda un conector USB macho rescatado de un viejo ratón con el cable defectuoso.

Ahora ya se podría usar para ver objetos sólidos y cosillas de electrónica, pero... ¿no sería mucho más cómodo verlo en la pantalla del ordenador? Solo hace falta poner una webcam en la parte de arriba, o en su defecto una vieja cámara de fotos con función de webcam.


Se podría hacer un adaptador para acoplarla y tal, pero como la cámara no se va a usar para otra cosa, se ha fijado con otro poco de pegamento (por supuesto).


Y asi queda nuestro nuevo microscopio USB. Un cable para conectar la cámara y otro para la iluminación.

Algunas capturas hechas con el microscopio:



Resistencia SMD a 100x. Ahora si se lee bien ;)



Placa de prototipado. Perfecto para comprobar que no hay puentes de soldadura indeseados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada