miércoles, 30 de julio de 2014

El complicado mundo de usar una TV moderna como monitor de PC

A pesar de que debería ser una tarea sencilla, hoy me he encontrado con varios problemas que no me esperaba.

He tratado de conectar una moderna Samsung Smart TV de 32' a un PC con Windows 8.1 mediante HDMI. ¿Plug & Play? Pues parece que no.


Problema 1. El "overscan"

Pasos para conectar una moderna TV con HDMI al PC. 
  1. Enchufar los cables. Tarea sencilla y sin problemas. 
  2. Seleccionar entrada HDMI en la TV, y salida HDMI en Windows. Debería ser automático, pero no. No pasa nada, se hace manualmente y ya está. Por cierto, en Windows he tenido que usar el Panel de Control de NVidia. 
  3. Observar como la TV se come gran parte de los bordes de la imagen. ¿Pero esto que es? Cambio los modos de zoom en la TV, y esto pasa a pesar de no tener aplicado ningún zoom (modo 16:9). La única forma parece que sea aplicar el modo "Ajuste pantalla", pero la imagen se ve bastante regulera. ¿Qué está pasando? Pues que la TV está haciendo overscan. Es decir, está eliminando un borde a la imagen a propósito por compatibilidad con fuentes de video viejunas que usaban ese borde para transmitir información. El resultado es un reescalado de lo más horrible, y que puede que estés sufriendo sin darte cuenta. En este hilo también hablan de ello.
¿Y cómo se desactiva el overscan? Pues de forma nada intuitiva. En mi TV Samsung hay que:
Seleccionar la entrada HDMI donde esté enchufado el PC

  • Elegir el icono superior derecho que pone Herramientas

  • Editar nombre

  • Seleccionar DVI PC

Me parece realmente absurdo que la aparentemente función de renombrar la entrada HDMI que a priori se hace para ayudar al usuario a saber que hay enchufado ahí, se use para algo que afecta tan decisivamente a la calidad de imagen. Por supuesto este problema también aparece cuando se conectan otras fuente digitales, como videoconsolas, solo que es más evidente en un PC porque básicamente te desaparece la barra de inicio.

Segundo problema: El reescalado de Windows 8.1

Si pensábamos que ya estaba todo solucionado, nada más lejos de la realidad. El escritorio se ve nítido, pero enseguida me doy cuenta de que las aplicaciones que uso en la pantalla de TV se ven exageradamente grandes y borrosas. Y no es porque la TV sea grande, sino que se ve que Windows por algún motivo las está escalando. ¡Y dale con los reescalados, qué manía!

Esta "característica" está pensada para que la gente no se deje los ojos en pantallas con mucha resolución y poco tamaño, es decir, alto DPI. Al parecer el majo de Windows se piensa que voy a ver la TV desde 1km de distancia y me agranda las aplicaciones por mí. Muchas gracias pero no. Se ve como el culo, y Microsoft sabe de este problema.

¿Y cómo se desactiva el zoom este mágico?
  • Ir a las propiedades de pantalla, cambiar la resolución.
  • Seleccionar "Hacer texto y otros elementos más grandes o pequeños"
  • Marcar "Déjame elegir un nivel de escalado para todas mis pantallas"
  • Elegir "Más pequeño - 100%"
Por fin puedo disfrutar de mi nuevo TV/Monitor de PC. Y pensar que es algo que debería poder hacer cualquier usuario medio sin tener que buscar por Internet "por qué se ve mal mi TV con el PC". 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada