viernes, 15 de agosto de 2014

Tarjetero de un buzón BTV

El plastiquillo donde se pone el nombre en el buzón, o tarjetero, parece que no aguanta muy bien el paso del tiempo. A pesar de que mi casa tiene orientación norte y no le da mucho el sol, el pobre está pidiendo el relevo.




El recambio no cuesta mucho (unos 10 euros), pero vamos a aprovechar para darle un cambio de look. Aprovechando el despiece que hice hace unos días de una impresora láser, tengo un trozo de plástico translúcido con una tonalidad azul que me gusta bastante.


El proceso es bastante sencillo. Primero he marcado con un rotulador el contorno, y he hecho un primer corte aproximado con la Dremel. El plástico se va fundiendo, así que mejor dejar unos milímetros de margen y luego ir afinando.


Después he usado una lima para acercarme a la línea del contorno, y finalmente lija para perfeccionar el borde. He empezado con grano de 50 y he ido subido hasta el 400 (la más fina que tenía) para dejar el borde suave. 


Solo queda hacer un par de agujeros aprovechando el tarjetero viejo como plantilla. El cambio es evidente.


En lugar de los nombres me gusta más poner el número de la puerta, aunque debería haberlo centrado un poco ;P. 


La próxima tarea será descolgar el buzón para pintarlo, que va teniendo falta también. 


O poner un sensor para detectar cuando hay correo, eso también estaría bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada